La residencia se compone de rotaciones, cada una de un mes, en ellas los estudiantes tienen la oportunidad de adquirir las capacidades necesarias para desempeñarse como profesionales en la especialidad de la obstetricia y la ginecología.