• Presentación

    Durante los últimos 30 años se ha generalizado y popularizado el uso de la cirugía refractiva, principalmente láser, para eliminar los defectos refractivos tales como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia, defectos que de una u otra manera conllevan la dependencia de una solución óptica permanente (gafas y/o lentes de contacto), lo cual se considera una prótesis óptica y limita algunas actividades de la persona.

     

    A lo largo de la historia han surgido técnicas quirúrgicas e instrumentos novedosos que permiten cada vez más, una mayor seguridad y una altísima eficiencia.  Sin embargo, a pesar de ello, los cuidados y preparativos son fundamentales a la hora de obtener resultados idóneos por lo que la participación del paciente y sus familiares se hace imprescindible.

     

    La experiencia ha demostrado que muchos de los problemas que pueden surgir durante y después de la cirugía, se deben al desconocimiento y al exceso de confianza de los profesionales de la salud visual al limitar las explicaciones a simples instrucciones técnicas sin que estas se vean reflejadas en cambios de hábitos y en una valoración todavía mayor de la importancia de los cuidados. Al brindar una información de calidad que se traduzca en cambio de hábitos y en el empoderamiento del paciente para cuidar mejor su cirugía, se espera que los resultados sean todavía mejores.